La importancia de tus hábitos.

elena 30 enero, 2008 1


El código genético humano está condicionado a repetir los patrones conocidos.  Las neuronas se adaptan a los nuevos estímulos creando conexiones nuevas, y cuando estos estímulos son repetitivos, empiezan a generar conexiones más y más fuertes.

Así, como se dice por ahí, somos un animal de costumbres. 

Ahora bien, como todas las acciones conllevan una reacción, es indispensable el evaluar cuales son las reacciones que obtendremos de nuestras acciones.  Dicho más llanamente, que lograremos con cada nuevo hábito, y que logramos con cada viejo hábito que no modificamos.

Algo fantástico de nuestro cuerpo también es que nuestras acciones relacionadas con hábitos no conllevan cambios drásticos en el corto plazo, lo cual limita el daño de los hábitos dañinos en este plazo.  Lo malo de esta habilidad es que cuando tratamos de cambiar estos hábitos, los resultados del cambio tampoco son evidentes pronto.

Esto tiene como consecuencia que el cambiar hábitos sea una tarea árdua y que conlleva bastante esfuerzo.

Para mejorar el resultado, lo más efectivo no es eliminar un hábito sino símplemente sustituirlo.   Esto necesita un poco de creatividad, buscando actividades que además de sustituir el viejo hábito sean lo suficientemente agradables para que las recordemos… Por lo menos durante los famosos diecisiete días que requiere nuestro cerebro para generar un nuevo hábito.

Recuerda que siempre existe la posibilidad de cambiar, a pesar de la edad, del estado o de cualquier situación externa.  La recomendación de hoy es hacer un balance de todos los hábitos que mantenemos y sus consecuencias, y ver cuáles están alineadas con lo que queremos en nuestra vida y cuáles no. Y en cada caso, ya sea fortalecer los hábitos que consideramos alineados y pensar en cuáles hábitos nuevos nos llevarán a ese resultado deseado, y éstos últimos usarlos para sustituir aquellos que no están realmente alineados.

Recuerda…. Somos un animal de costumbres… Pero es nuestro derecho ( y nuestro deber) decidir cuales costumbres queremos.