El poder de las afirmaciones (6): Repetición y compromiso

Hoy veremos el siguiente paso en esta serie de la técnica de las afirmaciones. Os recomiendo que leáis los artículos anteriores a éste en primer lugar.

compromiso

La repetición es esencial para la técnica de las afirmaciones. Todo lo que usted repita, sea verdadero o falso, su subconsciente lo creerá. Ralph Waldo Emerson dijo, «Un hombre es el reflejo de lo que piensa a todas horas.» Cuando uno repite una idea con frecuencia, su subconsciente acepta esa idea como si fuera un hecho y comienza la tarea de convertida en realidad. En Psicología esto se llama Ley de Impresión Mental Predominante.

Si durante toda su vida, usted se dice a sí mismo que no puede ahorrar dinero, implantará esa imagen negativa en su subconsciente, haga lo que haga, no será capaz de ahorrar. Planes de ahorro, diferentes estrategias y fórmulas que a otros les funcionan, a usted le fallan. Su problema viene por la constante repetición de un pensamiento negativo.

La solución es repetir el pensamiento opuesto, para intentar contrarrestarlo. Diga, «Yo, Juan, ahorro con facilidad.» Si lo repite lo suficiente, su subconsciente acabará creyéndole. Su propia imagen como alguien ahorrador sustituirá a la antigua de aquel que casi no podía llegar a fin de mes. De este modo, su subconsciente no tiene otra alternativa que la de ofrecerle las condiciones necesarias para que haga de su nueva imagen una realidad.

La primera vez que usted pronuncia una afirmación, en su mente consciente salta una alarma. Su mente racional sabe que lo que usted está diciendo no es verdad, y le informa adecuadamente. Si pronuncia la afirmación una sola vez, la parte consciente de su mente actúa, y se acaba el asunto.

Si quieres seguir leyendo sobre esta interesante técnica haz click en Continúa Leyendo o more >>

En este caso, esa parte consciente de su mente tiene el control. Pero, si se repite la afirmación, usted tendrá el control. Así, la imagen se escabulle de su mente consciente y se introduce en su subconsciente. La repetición deja sin argumentos a su mente consciente.

Puede ver como se produce un diálogo interior escribiendo repetidas veces durante un tiempo una de sus afirmaciones y escuchando cuidadosamente sus silenciosas respuestas mentales. Ese diálogo probablemente sea algo parecido a lo que sigue:

Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. ¡Venga hombre!
Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. ¡No seas ridículo!
Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. ¿A quien quieres engañar?
Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. No conseguiré nada. Esto no puede ser
Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. Bueno, por lo menos no me hará daño
Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. No me lo pensaré más…
Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. Ojalá pudiera creerme todo esto.
Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. «Techo solar» tapicería de cuero…
Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. ¡Venga tío! ¡Qué tontería!
Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. Se lo enseñaría a Julián…
Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. Se quedaría alucinado.

Poco a poco, sus respuestas mentales se van suavizando. El cambio es lento, y puede que necesite de algún tiempo para darse cuenta. No obstante, extrañamente sé ira situando a favor de la afirmación. Sus diálogos interiores van cambiando gradualmente.

 

bmw 840 rojoYo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. Cueste o que cueste…
Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. ¡Casi lo puedo ver!
Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. Sé que lo haré.
Yo, Juan, tengo un BMW 840 rojo. Interior rojo y negro…

Sea persistente. Con el tiempo, sus respuestas mentales pasarán a la parte positiva, especialmente si su meta se va acercando. Cuándo por fin consiga esa meta, ¡cuidado! Su actitud será imparable. En ese momento, deberá eliminar de su lista la afirmación.

¿Cuánto se tarda en ver los resultados? No mucho. En treinta días o quizás menos, debería empezar a observar que algo está pasando. Cuando llegue ese momento, se sentirá mucho más optimista sobre las predicciones de éxito.

Mediante la repetición, su subconsciente llegará a creer lo que usted diga. Que sea verdadero o falso es irrelevante. Incluso si lo que usted diga es falso en un principio, cuando su mente altere la realidad, ¡se convertirá en verdadero! Si usted repite una mentira absoluta muchas, muchas veces, ocurrirán dos cosas:

Primero, su mente aceptará esa mentira como algo totalmente verdadero, y segundo, la realidad cambiará tanto, que lo que una vez fue falso, se convertirá en verdadero. Con el tiempo, su afirmación dejará de ser falsa, y será totalmente verdadera.

Aunque la repetición es importante, no escriba sus afirmaciones hasta el punto de quedar exhausto. No se lleve horas repitiendo. Un maratón que desgaste su energía será contraproducente. Lo único que debe hacer es seguir un programa moderado, aunque consistente, tal y como hasta ahora hemos ido sugiriendo.Haga sus afirmaciones todos los días. Esto es obligatorio. No cabe discusión. No empiece a saltarse días y piense que no se va a notar. Su subconsciente se percatará.

La otra parte importante es el compromiso: Aunque le resulte difícil hacerlas algún día, hágalas como sea. perderse un solo día le puede acarrear consecuencias; perderse más de un día hará que el método fracase. No hay lugar para el descuido.

Un esfuerzo parcial no tendrá valor. Si pretende llevar a cabo este plan a medias, más vale que lo olvide en este preciso instante. No desperdicie su tiempo.

Se debe comprometer con el método al cien por cien. Decida hacerlo, y cumpla cada día. Hágase un juramento solemne a sí mismo de que va a prestarle una atención máxima.

La combinación de lectura y escritura (es decir, enfocado hacia movimientos corporales), bien aplicadas y de forma diaria, implantarán en su mente las imágenes que necesite de un modo eficaz. Siga el método con constancia, y no le fallará.

Utilizar una tabla le ayudará a ceñirse a unos horarios y seguir el programa. También le ayudará a no olvidarse de ninguno de los tres pasos diariamente. Guarde su tabla en un sitio fácilmente accesible y, que esté a la vista. Clávela con una tachuela/chincheta a la pared, póngala cerca de su cama, o en cualquier sitio donde la vea. Tenga un lápiz o bolígrafo cerca de la tabla.

Al final de cada mes, examine su comportamiento. ¿Están todas las casillas marcadas? Si es así, felicítese. Si no, dése una buena reprimenda. Si hay una cantidad apreciable de casillas en blanco, no debe desmoralizarse y abandonar.

Propóngase hacer lo mejor el mes siguiente. Si de verdad no pudo cumplir el programa estrictamente, no se torture. Hágalo lo mejor que pueda cada mes y no se preocupe. Pero recuerde, con una sola vez que falle, los resultados se resentirán. Por esta razón, un compromiso total es esencial.

Vaya guardando sus tablas mensuales. Sus propios comentarios le podrán servir con posterioridad. Además, si guarda las tablas, irá teniendo un resumen de lo que ha ido ocurriendo en su vida.

4 comments

  1. la verdad lo hice como menos de un mes y siento ke medio funciono. pero a veces siento de cuando pienso bien sucede lo contrario y cuando pienso lo peor pasa lo mejor. ke es lo ke pasa en esas situaciones.

  2. Me alegro que te sirva, es un método más y que no es nuestro, sino que lo compartimos. Un saludo

  3. Felicitaciones por el artículo, si me lo permiten quisiera comentar lo siguiente:

    La insistencia en tu propia autoprogramación mental es un pensamiento que se debe repetir todos los días no menos de 10 veces, (pues 10 es la cantidad de la suficiencia) ásí como tu mamá insistía en que te cepillaras los dientes después de cada comida y ahora lo haces sin que te lo digan, así también debemos insistir en sobre-escribir hoy, los datos de ayer, para así volver a crear la realidad con resultados permanentes.

    Si es necesario, inserta una tabla en Word, dedícale a tus afirmaciones un diseño exclusivo, sé breve, rápido, serio y concreto, no lo dejes pasar, si no puedes imprimir tus afirmaciones mejor aún, tendrás que escribirlas y leerlas de tu propia
    letra quizá con resultados más efectivos, y es bueno autoevaluarte cada mes.

    Lo ideal (por lo que he estudiado y aprendido del tema) es escribirlo, y decirlo en voz alta aprovechando el estado Alfa de tu cerebro (frecuencia de pensamiento que se repite entre 8 y 12 veces por segundo), o sea apenas te levantas y apenas te acuestas, aunque sientas que la lucha es intensa entre lo que quieres y lo que no quieres hacer, si aún así insistes en luchar, o sea, autoprogramarte, significa que quieres que a fin de cuentas gane tu lado positivo, y si éso es lo que tenemos que hacer para recrear nuestra realidad y eliminar lo negativo, pienso que es un recurso válido así se trate de una especie de mantra, pues al fin y al cabo te estás enfretando a ti mismo, y si consigues dominarte a ti mismo, te has convertido en alguien realmente poderoso.

    Anécdota: Una de mis afirmaciones durante más de 6 meses diariamente ha sido «Obtengo 100 millones por mes», (aunque el dinero no lo es todo en esta vida) ésta afirmación la reitero (repito) 10 veces todos los días a las 6:50 a.m. y a las 10:00 p.m. y cada vez que se carga una página web en mi ordenador, puesto que éste es lento, me permite autobombardearme con esta frase y después de seis meses ahora cuento con 4 ideas de negocios que hacen posible ésa cantidad de dinero tanto así
    que ahora solamente tengo que trabajar en uno de ésos 4 proyectos, y si sigo autoprogramandome así, conseguiré mi independencia financiera.

    Ahora está de moda en los negocios multinivel, lavarle la mente a los afiliados de manera que sigan motivados a generar más afiliados, simplemente la industria se ha dado cuenta lo que logran con la programación mental, ya sea através de slogans, publicidad repetitiva, campañas de marketing, canciones, etc…

    Alguna vez has tomado Coca cola?
    Alguna vez has comido una hamburguesa del payaso amarillo?

    Qué crees que pasaría si tu mismo te expusieras a tu propia publicidad? Ej: «-Digito 60 palabras por minuto sin ver el teclado-«, -«Tengo un carro del año»-, -«Tengo un trabajo que me hace feliz»-, «Me acuesto todos los días a las 8pm»-, «me mantengo
    en 60 kilos»-, -«soy 100% vegetariano», -«soy licenciado en Sistemas»-, «hablo inglés al 100%» … etc… pronto la materia que te rodea se transformará por la energía de tus palabras, tal como Dios creó al mundo, a través de la energía de sus palabras, éste, para mí, es uno de los factores de semejanza divina que poseemos. Para muestra un botón, si ofendes a alguien con palabras seguramente causarás una reacción en tal individuo por el efecto de tus palabras, y te lleves un buen golpe o un insulto DE VUELTA. Si estás construyendo una casa y necesitas que alguien te pase el martillo, sólo pronuncia las palabras y te verás martillando otra vez. Las palabras tienen poder creativo y destructivo y refuerzan la voluntad de tu pensamiento.

    Tu misma publicidad y autosugestión te sorprenderá!

    Pregunta:
    Cuándo verás los resultados?

    Respuesta:
    Instantáneamente. Ejemplo: Si son las diez de la mañana hora en que te has propuesto tu auto-programación y la estás llevando a cabo, significa que ya hay partículas y moléculas en movimiento que propician y materializan tu deseo conforme a tu intensidad por tu empeño y esmero. Sólo necesitas perseverar.

    Recomendación: A el mundo no le interesa superarse, si es posible procura que no te escuchen, y si alguien te llega a preguntar cómo es que logras lo que quieres y evitas lo que no quieres, revélale el secreto, es nuestra obligación contribuir al desarrollo espiritual colectivo. Sólo existe el bien y el mal, lo positivo y lo negativo,
    déjate llevar por el bien aunque tu otro yo no quiera escucharte, pronuncia las palabras de ésa frase que es tu objetivo positivo, si dentro de tí no hay dudas, vas por buen camino. Felicidades, vas a llegar, estás llegando, sorpresa… llegáste!

  4. GRACIAS!!!!!!
    Escribe tu comentario aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.