¿Estoy resfriado? ¿Tengo gripe?

Marta 13 noviembre, 2014 2

Revisionmedica

No es lo mismo resfriarse que contraer el virus de la gripe. Los síntomas son distintos, el período de recuperación también, y la forma de luchar contra ellos tampoco es la misma.

Ni siquiera la forma de prevenirlos es la misma. Mientras que el resfriado puede evitarse, o al menos minimizar las posibilidades de contraerlo, gracias a prácticas saludables como el ejercicio; en el caso de la gripe sólo la vacuna nos hará inmunes.

Saber diferenciar entre uno y otro es muy importante para poder afrontarlos y tratarlos.

La complicación viene dada por el hecho de que los síntomas pueden presentarse en ambos. La garganta irritada o las narices congestionadas, por ejemplo, suelen indicar que estás resfriado. Pero eso no quiere decir que alguna variedad de gripe no puede mostrar síntomas similares.

Lo mismo ocurre con la tos, pero en el sentido contrario. Una tos severa será probablemente un síntoma gripal, mientras que una tos leve estará casi siempre provocada por el resfriado.

Un síntoma inequívoco son los dolores musculares. Si los sientes, entonces no te quepa duda: es gripe . ¡Ojo! Gripe u otro virus que también tenga ese síntoma. Los dolores de cabeza, la fiebre y las naúseas son también muy comunes en procesos gripales, pero rara vez formarán parte de un cuadro de resfriado.

Otro detalle a tener en cuenta es que la gripe es un virus que incubamos en nuestro interior. Desde antes de notar los síntomas más evidentes ya iremos notando que no nos encontramos bien.

Los resfriados, por contra, aparecen de repente y se van con la misma rapidez que han venido. De hecho, si los síntomas desaparecen en un par de días tampoco debes dudarlo: estabas resfriado. La gripe no te abandonará en una semana, a veces dos. 

En cualquier caso, estate atento a los primeros síntomas para hacer frente a la enfermedad y no te ovides que la prevención es el mejor remedio. Mucha suerte y ánimo para afrontar la temporada de frío a todos nuestros lectores.